Qué come mi hija de dos años

Qué come mi hija de dos años

¿Qué comen los bebés después de la leche? Esta fue la pregunta que me hice cuando se iban acercando los 6 meses de Cloe.

Tu pediatra te dará una tabla orientativa de cuándo empezar a integrar la fruta, las verduras, el pescado y la carne a tu bebé. Recuerdo que el primer alimento que probó Cloe después de la leche fué la naranja. Una naranja partida a la mitad que cogió con sus manos e instintivamente se llevó a la boca. La chupó, hizo un gesto como diciendo “¿Esto qué es mamá? Esto no sabe a leche. A ver a ver a ver…probaré otra vez. No sé si me gusta…Creo que sí. A lo mejor no. La tiraré al suelo a ver qué pasa.”

Bien. Creo que este proceso lo he repetido siempre que posteriormente empezó a probar nuevos sabores, nuevas texturas, olores…Y poco a poco se ha ido convirtiendo en una pequeña gourmet que a día de hoy con dos años y tres meses come exactamente el mismo menú que su mamá y su papá.

Habrás oído hablar de la alimentación BLW que no es ni más ni menos que ofrecer alimentos enteros a los bebés o partidos en trozos que puedan agarrar y gestionar ellas cuánta cantidad se quieren comer y cómo hacerlo. Realmente es lo que se ha hecho desde siempre pero cómo no, la moda de las siglas en Inglés pisa fuerte. Estoy muy de acuerdo con muchos de los beneficios de este tipo de alimentación complementaria como puedes leer en el enlace de Lucía Galán pero no he descartado para nada los purés y los alimentos triturados. Se puede establecer una alimentación mixta entre la BLW y los purés de verduras y carne o pescado. Y así es como lo hemos hecho con Cloe.

Lo que creo que es importante es acercarla al maravilloso mundo de la comida de una forma relajada, natural y orgánica. Para esto te recomiendo sentar a tu bebé a la mesa, a la misma altura que su mamá y su papá, con esto podrá ver todo lo que sucede e interesarse. Suelen hacer las cosas por imitación.

Querrán llevarse a la boca lo que tú comes, pues dáselo. Lo agarrará, lo olerá, lo espachurrará, lo llevará a la boca, lo tirará al suelo. Genial. Está investigando qué es todo eso. Un día rechazará las judías verdes con un gesto de asco máximo y al día siguiente se las comerá como el mejor maná. Si, eso hacen los bebés.

Otro de los puntos importantes que explican los expertos y que yo he notado en Cloe es que alrededor de los dos años tu hija, hijo empezará a comer menos. Sí, exactamente lo contrario de lo que yo pensaba. A esta edad sus necesidades energéticas son proporcionalmente menores, su ritmo de crecimiento es más lento por lo que necesitan menos alimento. Si antes hacía cinco comidas al día y llegaba a la siguiente con todo el apetito, ahora depende un poco del día, si ha merendado tarde ya no tiene tanta hambre en la cena o si ha comido todo su plato enterito en la comida ya no merienda tan fuerte. En realidad, exactamente como cualquier adulto. No todos los dias comemos igual.

Y a continuación te dejo algunos ejemplos del menú de Cloe. Espero que te den alguna idea y te sirvan en tu día a día:

¿Se lo come siempre todo? No. Hay días que tiene menos hambre o si hace la merienda más tarde a la hora de la cena sólo quiere un poco de leche. Pero lo importante es que tenga todo este tipo de alimentos integrados en su dieta. Creo que es de lo más importante que mientras son pequeñas les enseñemos a comer sano y con esto me refiero a evitar la bollería industrial, los zumos envasados, las chuches…Supongo que al ir creciendo tendrán su etapa de querer comer toda esta clase de “cosas” pero si de pequeñas han tenido una alimentación sana siempre volverán a ella pero ¿qué pasa si nunca nadie les ha enseñado cuáles son los alimentos buenos y los malos? La alimentación en estos primeros años de vida es sumamente importante, es lo que marcará tus gustos culinarios y por lo tanto tu salud. Es algo que la sociedad descuida y que realmente debería de ser una asignatura más en el cole, ¿no crees?

¡A veces dejamos que haga esto!

Y ahora quiero dirigirme especialmente a las personas que me estáis leyendo y que tenéis niñas y niños pequeños en vuestro entorno cercano. No les ofrezcáis nada de comer sin preguntárselo antes a su mamá o a su papá.

Me refiero a alguna galleta o chuche o snack. Puede que sus padres no quieran que coman eso porque tiene una cantidad de azúcar exagerada o algún ingrediente que no quieren incluir en su dieta o que sean alérgicos a algo que tú le estás ofreciendo. O puede simplemente que la hora de comer o cenar esté cerca y no quieren que se le pase el apetito por tus gusanitos. Así que si queréis regalarle una onza de chocolate preguntar siempre antes. Nos evitaremos todos pequeños dramas.

* Y os dejo aquí el link de la receta de dos de los bizcochos que suelo hacer con frecuencia. El bizcocho de plátano y el bizcocho de zanahoria. Tanto en uno como en otro sustituyo la harina por harina integral y la cantidad de azúcar que uso es únicamente 40 gramos de azúcar moreno de caña integral. En las dos recetas usan 200 gramos de azúcar y me parece de lo más exagerado. Y no añado nunca azúcar glas.

Espero que os haya servido de algo este post a modo orientativo. Gracias por leerme.

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Thank you so much!

Deja un comentario

Cerrar menú