Consejos para los primeros días

Consejos para los primeros días

En este post quiero hablaros de cómo enfrentar las primeras semanas con vuestro bebé en casa. Te daré algunos consejos para que estos primeros días no se conviertan en algo angustioso y algunos tips sobre cómo organizaros con las nuevas tareas y situaciones.

Desde el primer día vuestras rutinas habituales desaparecen y llegan otras nuevas, otros horarios y otras maneras de gestionarse y hacer las cosas. Esto será un proceso que requiere tranquilidad, buen ánimo y conciencia plena de que las necesidades del bebé y de la mamá son las que importan y en las que nos debemos centrar.

¡ ESPERO QUE OS AYUDE EN ALGO !

  • 1. NO PRETENDAS QUE TODO SIGA IGUAL. Puede pareceros obvio pero habrá momentos en los que añores tus rutinas anteriores, puede que empieces a ponerte plazos sobre cuándo tu maternidad te permitirá rescatar tus antiguas costumbres y esto puede angustiarte cuando veas que eso no llega. Muy poco a poco empezarás de nuevo a recuperar hábitos anteriores pero te recomiendo que eso no sea un pensamiento recurrente porque no te ayudará a disfrutar de tu presente.
  • 2. CONVIERTE TU CASA EN UN NIDO. Un nido es cómodo, agradable, apacible, silencioso, amable. Es un sitio donde quieres estar y donde quieres criar a tu bebé. Quita las cosas que te entorpezcan, crea espacios lo más abiertos y despejados posibles para pasear con tu bebé, para dormirla, para moverte con libertad sin necesidad de ir apartando alfombras, sillas, plantas…No digo que te deshagas de este tipo de cosas pero sí colócalas donde no te estorben.
  • 3. ORGANIZA LAS VISITAS. Todo el mundo querrá ” ir a ver “ a tu bebé y debéis ser vosotros quienes gestionéis esto o vuestra casa se convertirá en una jornada de puertas abiertas. Lo recomendable para no entorpecer demasiado vuestras nuevas rutinas es recibir una visita al día y no más de 20 minutos. Si hoy no os apetece recibir a nadie no lo hagáis. Podéis citar a esa persona para otro día. Debéis empoderaros y no tener miedo de parecer poco amables si os negáis a recibir a alguien cuando no os apetece o no os conviene por cansancio o porque tenéis programadas otras tareas o lo que sea. No debéis dar tampoco demasiadas explicaciones, es agotador. Pensad que la gente tiene que entender que estáis en unos momentos de cambios, falta de sueño, falta de tiempo para vosotros mismos y no siempre podréis recibir a alguien en casa. Tú, además estarás pasando el posparto. Una lectura recomendadísima sobre este tema de manos de una especialista que puede explicaros muchísimo mejor de qué va esta etapa: Lucía Galán Bertrand, desde su blog LUCÍA, MI PEDIATRA.
Y ahora me dirijo a los familiares y amigas/os de una pareja con un recién nacido:

Imaginad que tenéis una gripe con fiebre, dolor de cabeza, nariz taponada…y alguien llama a vuestra puerta y lo tenéis que atender, darle conversación, servirle un café y no saber cuánto tiempo se va a quedar para que tú puedas volver a la cama a intentar descansar. Con esto no estoy comparando ser recientes papás con estar enfermo, es sólo un ejemplo de cuándo una visita es inoportuna. Cuando visitéis, sed una ayuda. Llevad a los padres comida casera, algo que puedan calentar y comer y cenar sin tener que pasarse un tiempo que no tienen en la cocina. Preguntadle antes de ir si necesitan que paséis a hacerle algún recado, a comprar algo a la farmacia, si quieren algún capricho. Decidles que estáis orgullosos de ellos, que confiáis en que serán una mamá y un papá maravillosos. Os aseguro que os lo agradecerán más que más bodies y mantitas para el bebé. Y por supuesto nada de visitas sin avisar.

El mejor colchón
  • 4. NO DESPERTAR AL BEBÉ CUANDO ALGUIEN VIENE A VISITAROS. Este es un punto relacionado con las visitas pero que me parece de lo más importante como para explicarlo aparte. El bebé tiene sus horarios y sus ritmos, algo que no debes alterar simplemente porque llegue alguien y quiera verlo despierto. No permitas tampoco que lo cojan demasiado en brazos ni que lo besuqueen. Esto los altera y los pone nerviosos. Acaban de pasarse 9 meses en el sitio más seguro del mundo donde son mecidos por el balanceo de mamá, donde escuchan los latidos de tu corazón, donde nadie los toca y los molesta y de repente empiezan a escuchar ruidos, notar olores, manos que los achuchan, bocas que los besan…No es el mejor plan para ellos.
  • 5. HACED UNA COMPRA GRANDE. Tanto de comida como de pañales y esto os evitará estar en el supermercado cada dos días. Podéis incluso hacerla online. Hoy en día la mayoría de los supermercados tienen esta opción y es genial. Haces tu pedido y te lo traen a casa. En estos momentos lo agradecerás.
  • 6. DEDICAD UN DÍA A COCINAR. Organizaros un día en concreto para hacer varias comidas que podáis congelar o guardar en la nevera para ir sacando en días sucesivos. Potajes, pasta, sopa, arroces… La mayor cantidad que podáis y si en esa semana entera no tenéis que volver a cocinar será una ayuda enorme.
  • 7. PRIORIZAD LAS TAREAS DE LA CASA. Vais a ir viendo que es imposible organizar la casa como anteriormente, por eso, priorizad. Si os estáis quedando sin ropa limpia, lo más importante ahora es poner una lavadora. Dejad el resto para otro día. No debe preocuparos si el salón está patas arriba o si el baño necesita un meneo. No os agotéis queriendo hacerlo todo porque no es necesario.
  • 8. NO LE DES LA TETA EN PÚBLICO SI NO TE APETECE. He pensado si darte este consejo o no. Y es que parece que todo el mundo habla de que dar el pecho a tu bebé en sitios públicos tiene que salir de ti de forma natural y espontánea y es lo que debes y tienes derecho a hacer si te sientes cómoda.
Pero ¿ y si no es así? Si no te sientes cómoda haciéndolo no te obligues a hacerlo simplemente porque otras mamás lo hacen. Date un tiempo para sentirte libre con este acto.

Mi experiencia personal es que Cloe y yo usamos siempre pezonera. Comenzamos en el hospital a usarla porque sin ella no agarraba bien el pecho. Vi que con la pezonera todo iba mejor y se alimentaba súper bien, tomaba su ración de teta perfectamente y continuamos haciéndolo así toda la lactancia. Por eso, cuando estábamos en un lugar público dar la teta suponía algo más que apartarte la ropa y sujetar a tu bebé discretamente. A veces se caía la pezonera, tenía que coger otra, al terminar si estábamos en un restaurante por ejemplo, ir a lavar la pezonera, guardarla, sino guardarla y lavarla más tarde en casa…Por eso te digo que no pasa nada si no te sientes cómoda al principio, es lo normal, date tiempo y haz lo que simplemente te apetezca.

Las primeras veces
  • 9. PONLE MÚSICA A TU BEBÉ. Y a ti. Es un estímulo para ellos y un placer para ti. Vas a pasar mucho rato con tu bebé sin poder hacer ninguna otra cosa y esto te ayudará a distraerte y en muchos momentos puede que ayude a calmar a tu bebé y a que se duerma. Yo lo hacía constantemente cuando estaba sola en casa con Cloe. Escuchábamos mucho a Leonard Cohen, era como una nana para ella y a mí me ayudaba a pasar las horas. ¡Te lo recomiendo cien por cien!
  • 10. PIDE AYUDA SI LA NECESITAS. Si tienes alguna amiga/o o familiar cerca no dudes en preguntarle si se puede acercar un día en concreto para poder salir a hacer cualquier recado o simplemente para hablar con un adulto. Habla de tus sentimientos con toda sinceridad. Quéjate de tu cansancio cuando necesites hacerlo. Eso no significa que te arrepientas de tener a tu bebé o que no te guste tu maternidad. Significa simplemente que estás cansada. Eres mamá, eres una mujer que ahora tiene su mente ocupada veinticuatro horas al día siete días a la semana. Sentirte agotada es lo normal, ¿no crees?

Como ves, todo es cuestión de establecer nuevos hábitos y de darte tiempo para ir perfeccionándolo todo y sentirte cada vez más cómoda en esta aventura. Esto está basado en mi experiencia personal. Si tú eres mamá y puedes ofrecer algún otro consejo basado en tu experiencia propia, adelante, déjalo en “Comentarios” .

Hasta el próximo post.

Deja un comentario

Cerrar menú